viernes, 8 de noviembre de 2013

LE HAREMOS LOS HONORES AL CAOS

Por Fernando "Teacher" Ríos

César Jamás dude de ti, del mundo si, todo el tiempo.

Nosotros que somos poetas malditos erigidos en la peor adversidad, pues hemos afrontado terribles temblores con huracanes y olas gigantes, y bombas y masacres con moto sierras, tomas violentas a sangre y fuego, y todo lo hemos enfrentado con miedo, y hemos corrido a ocultarnos en las faldas de lolitas vírgenes que nos arrullan y nos convencen de pecar en sus cuerpos hasta que el prepucio ya no aguante la fricción y expulse toda la sátira oculta y elemental. Estamos en paz con nosotros mismos, pero lo demás no con nosotros, nos espían plagas, interceptan información, están pendientes quién nos llama y quien nos escribe, son rapaces, y no sabemos lo que quieren: si encarcelarnos, sindicarnos de locura o casarse con nosotros, no creo que nos maten pues costamos menos que el plomo, y nuestros corazones ya fueron asesinados por mujeres que nos prometieron felicidad y nos abandonaron. 

Somos villanos de la literatura y ayer que don César colgó la toalla que frenaba sus escupitajos y se fue al más allá, comprendimos para qué teníamos estas vidas: para nada diferente a seguir jactándose de que este mundo esta mal hecho y que nadie entiende a nadie, yo por ejemplo suplico a las mujeres me digan directamente sus necesidades: si quieren tener sexo por placer, por conveniencia, o por mero gusto, ya que yo podría aceptar su invitación siempre y cuando no me cojan de su "marrano" y por lo menos inviten las bebidas y los condones, que el motel lo pago yo.

Le haremos los honores al caos y no haremos nada y nos burlaremos del amor, de la poesía, de los valores, de los "maricas" (con todo respeto), de la política, de la Policía y las fuerzas del orden, del beato y de la puta, de los hijos de los hijos, de la gente que se toma en serio este ciclo, del papel que no me expidieron en la correccional y del certificado médico que dice que padezco esquizofrenia y del papel del juzgado que dice que soy un peligro para mi mismo y la sociedad y del mensaje de mi ex novia que me dice que no me comprende y de la llamada que entra en estos momentos a mi móvil y que es equivocada y suena al otro lado una voz sensual a la que podría hacerle un cunnilingus erótico por necesidad y causa, y luego hacerle cosquillas con mi pene medio erecto que amaneció medio húmedo, y vuelve esta chica a llamar y su voz se me hace aburrida, la imagino sentada apretando sus nalgas, odiando a su jefe y deseando un polvo divino, pero cuando vuelva a llamar tengo ganas de decirle "mamita estoy a esto (y hago con los dedos de la mano  una cuarta) de volverme gay" las mujeres ya no son lo mío, ni los hombres, ni los animales, ni las cosas, a la primera oportunidad que tenga saltaré al abismo o me pegare un tiro lo que primero suceda, para ir a donde el gran César y que me cuente bien el chisme.