miércoles, 29 de octubre de 2014

Una orgía demente

Por César V. & Alexis M.

Tuve una erección y perdí el paraíso, gané en cambio un infierno.

CÉSAR: A mi que no me vengan a llorar los célibes extremistas, que amar significa también sufrir...

ALEXIS: Las mujeres quieren mandar siempre, si, mandar a la mierda todo...

CESAR: A las mujeres solo se les debe domar en una cama, sirven para cocinar y tender una cama luego. Pero para nada más, eso del amor es una falacia inventada por no sé quién para que la raza humana no se acabe...

ALEXIS: Un polvo! es lo único que les podemos ofrecer ya que ahora ganarse un sueldo está difícil...

CESAR: Yo compré sexo: abrazos y besos, y eso no me hizo feliz, tuve mucho dinero y tuve tranquilidad un tiempo y luego no pude dormir, no espere de nadie nada, simplemente me quede expectante sin hacer mayor cosa, el destino me puso en la corriente y yo no sabia nadar, así que fingí ahogarme a ver quién me rescataba, aprendí a hacerme el tonto para aprender más...

ALEXIS: Este mundo es una ruleta y las pelotas somos nosotros y los números las mujeres, hay que tener mucha suerte para dar con el número correcto...

CESAR: El sexo es una manipulación perversa, en lugar de estimular las neuronas nos ponemos a estimular las gónadas, y buscando qué? un orgasmo que a la final se nos vienen olvidando...

ALEXIS: Mi sexo eyacula pero el pensamiento es más veloz, así que comencé a pensar en vez de eyacular y las chicas me quisieron más. Estaba recibiendo señales de todos lados, miraba con atención qué color preferían ellas, qué movimiento y qué sensación... las extorsionaba con lágrimas de cocodrilo para llevarlas a la cama, donde antes de abrirles las piernas les abría el pensamiento.