martes, 14 de octubre de 2014

No tenemos todas las respuestas pero tenemos infinitas dudas

Por MALEV

Dos de nuestros indomables ángeles hoy regresan a la vida mediante sus escritos. Me causa envidia su atrevida forma de vivir la vida: irresponsablemente, sin apego alguno, sin ver si el tiempo gana la partida, y si la felicidad y aún el amor ocurren o no.

Aunque siempre odié a aquellas mujeres de cada uno que no los valoraron y los abandonaban y hacían de sus vidas algo sin sentido, pero luego aprendieron que en el amor a veces se sufre pero al final de cuentas se goza.

Dos de los nuestros, César y Alexis revivieron con sus textos, y aunque murieron jóvenes,convivieron a lado del peligro y en sus líneas dejaron en evidencia cuánto fue que la vida valió para ellos: nada.

César decía que lo prometedor de la vida es que existen infinitas posibilidades. A veces él odiaba, amaba y se jactaba de tanto afán de la gente por tener y no ser.

Alexis criticaba a las mujeres inestables tanto como el Uranio.

César se convirtió de Católico a Cristiano y luego a Ateo y nadie da razón en lo que de verdad creía. Amaba estar al filo de la incertidumbre y exponerse a perder o ganar todo.

Alexis era un filósofo que aparecía con la verdad más siniestra "vivir no cuesta un peso, pero comer si".

A veces me conmueven textos llenos de amargura, de tristeza que ponen a prueba mi conciencia de mujer para decir "como son capaces las mujeres de hacer sufrir a un ser así"... luego me reivindico cuando leo el pensamiento machista de ellos y su obsesión por vengarse de una mujer, sea la que los lanzó al mundo o la que los abandono o la que les dio a traición una puñalada trapera.

Estos textos son la proclama de librepensadores que no escatimaron ni repararon en vivir libres y así mismo murieron, espero tengamos la posibilidad de con estos textos dar rienda suelta a nuestra imaginación y aprovechar la vida, así César y Alexis volverán a resucitar en todos nosotros.