lunes, 8 de junio de 2015

Las mil y una noches despiertos: La Ley

Por Alejandro

Este es el comienzo de una gran amistad, nos presentamos ante las autoridades para que nos apliquen el Habeas Corpus, "no representamos un amenaza social" dice el Juez.

¡Pobre Hij'dePut"!

La poesía siempre nos ha servido para conquistar un sitio, una mujer un bocado.

"Yo soy el Rey del mundo" dice Dicaprio subido en un barco y con los brazos abiertos al viento. Eso así se nos requisa, nos tocan el cuerpo y lo único que hallan es una erección del calibre treinta y ocho largo o a veces corto.

En la cárcel al menos tendremos una comida diaria, atención médica y alguien con quién hablar. No nos admiten.

Al Charlie se le paraliza el corazón porque dice haber encontrado a una mujer fiel. ¡Mentira perro!. Aquí la única fidelidad la tienen las piedras.

Sin el aliento supremo unos se suben a un puente y se tiran, otros apelan a colgarse de una viga, los más educados decimos que estamos esperando los cuarenta.

El Juez por fin dicta una sentencia ¡por imbéciles!

Robamos un camión cargado de licor y lo estrellamos, vaciamos las botellas y nos orinamos en ellas. Salvamos a la sociedad de la ebriedad, a los jóvenes de emborracharse y decir tantas cosas y creer en el amor, tantos accidentes de tránsito que evitamos, tanta obscenidad... 

- Mamá, Papá, cuando me engendraron ustedes dos estaban borrachos ¿cierto? - 

Razón yo salí así... pillínes!!!!!