viernes, 4 de abril de 2014

País sin VERGÜENZA

Por MALEV

Siempre que tengo oportunidad de hablar con alguien en el extranjero le suplico me de su percepción sobre cómo se ve a Colombia desde allá, por su puesto me desconcierta con una cascada de tragedias que ni yo que estoy tan cerca puedo dar cuenta. Esta vez me acribillaron con la noticia de que acá en la patria más feliz del mundo, las mujeres son atacadas con ácido. "Esto es descabellado y solo puede ser provocado por una mente enferma" les digo para su consuelo. Pero en verdad al parecer el que el nivel educativo este por el piso (bajo cero) tiene mucho que ver. 

Yo a un hombre le pregunte si fuese capaz de un acto así y quizá el tipo titubeo y me contesto así "Lo que pasa es que se actúa con odio desmedido", así como la disculpa para asesinar a alguien suele ser "el intenso dolor y máxima perturbación" los casos de ataques con ácido tienen su proporción de venganza, es como se ataca por envidia, por celos, por odio, y quizá se hace mal en difundir una y otra vez la noticia ya que se le está entregando al individuo una idea para actuar así.

Y es que tal modalidad solo conocida en la guerras más cruentas hoy se presenta en las calles de nuestras ciudades en complicidad con quienes se limitan a decir a la víctima "pobrecita" y al atacante "criminal", y en medio de tanta alharaca y campaña y fútbol se vaya olvidando todo.