viernes, 8 de julio de 2016

MISTERIO, SUSPENSO Y ACCIÓN: UN SUICIDIO LENTO

Por Charlie

Yo no soportaba portar un traje, pero en el funeral de mamá fue lo conveniente en primera instancia para que la concurrencia no creyera que estaba en bancarrota y en segunda instancia para causar esa lastima que hace que las personas te abracen sinceramente.

Con ese mismo traje y una camisa y corbata diferente dije "si acepto" frente al altar, tres meses después portaba el mismo traje para aceptar el divorcio que fue consumado un año después, con cheque y todo.

Como la desgracia suele tocar a la puerta insistentemente mi tío moría después de la terrible agonía que le suscitaba una terrible enfermedad.

Yo mismo con traje y todo me quise lanzar de un puente pero alguien por allí que adivino mi atención me convenció de no hacerlo ya que el puente no era tan alto y según dijo el último en hacerlo quedo parapléjico.

Como si no fuera tanta desdicha mis recursos menguaron y lo único que se me ocurrió fue largarme a la Capital para estudiar Arte Dramático en primer lugar para disfrazar las lágrimas y en segundo lugar para aceptar mi vida.

Yo no sé pero admiro a quienes se atreven a dar el salto al vacío y los que parecen que descifran la intención de la vida, yo estoy haciendo tiempo esperando mi turno, quiero que la muerte se acuerde de mí tarde y por eso ocupo los últimos asientos, mientras tanto aspiro a la belleza de estas letras que contarán luego mis dichosas aventuras.