lunes, 11 de julio de 2016

MISTERIO, SUSPENSO Y ACCIÓN: LOS CABALLEROS EXTINTOS

Por Charlie

En mi esfera no hay flores, no huele bien, tampoco hay un orden. Estoy yo y mi licor, detesto estar sobrio, duele.

Voy en el bus camino a casa, no cedo el puesto pues me desplomaría, estoy tan ebrio. Pero mi problema es la locura... Necesito una mano amiga... no mejor necesito cambiar de vicio... mejor la pornografía.

Me quiero morir lento. En las fiestas no me determinan en un rincón están la botella y yo.

Comienzo mi venganza: arrojo toda la bebida a la piscina y luego me sumerjo. Pero los idiotas van a comprar más licor. Igual me ahogo en el licor.

A la esposa que me abandono le hago saber que me voy a casar de nuevo. Pero mi nueva esposa tiene una hija que resulta ser nada más y nada menos hija de mi difunto tío. O sea voy a ser papá de mi prima.

Y en vista de que mi tío murió de una enfermedad la cual no quiero nombrar tengo que asegurarme de que tanto mi nueva esposa e hija están sanas.

A la postre mi ex esposa claudica a la vida y me devuelve el 50% nombrándome heredero.

Hasta el momento no he trabajado pues a nadie le interesa contratar a un actor dramático. Vivo de las mujeres, he abandonado el licor.

Cuando comienzo a sentar cabeza me falla el corazón. Me ponen uno de latón.

Soy feliz aunque sigo viviendo de las mujeres, mi esposa y mi hijastra.

Y mi esposa se embaraza y viene en camino otra mujer.