lunes, 30 de marzo de 2015

Nos perpetuamos en la nada

Por MaLeja

La época de reflexión y arrepentimiento llega, y será por esto quizá que los mendigos aumentan, eso y las donaciones a las Iglesias. ¿Qué clase de precio tiene el perdón de los pecados por graves que sean?. ¿El diezmo y la limosna voluntaria qué clase de extorsión espiritual representan?. Y es la pretensión de que el mal no deba existir, pero viendo bien lo razonable es el equilibrio y por tanto tanto el bien como el mal deben conjugarse para precisar un punto medio. "El miedo a la muerte es Dios" decía el Profeta Gonzalo Arango en sus encíclicas y perjudicial parece el hecho de andar lanzando las culpas al Creador siendo que los únicos responsables de que el mundo esté de esta manera "somos nosotros".

Si no educamos a la nueva generación con valores de hermandad y tolerancia hacia el prójimo, si nos les inculcamos el respeto hacia el medio ambiente incluido el respeto hacia los animales, entonces cómo es que mañana nos creamos con el derecho a reclamar.

Es delgada la línea que hoy nos separa de una inminente desaparición como especie, quizá seamos premiados al ser espectadores de un cataclismo mundial y el surgimiento de una era nueva en donde las condiciones lleven a de nuevo surtir la ley en la que solo el que más rápido y mejor se adapte sobreviva.

Dentro de algunos meses estaré al vuelo lejos de mi país, no sé como vayan las cosas, pero por mí no estaré muy distante de este sitio donde se vienen a albergar algunas ideas que es preciso no olvidar. De mi parte un agradecimiento eterno a quienes pasan por aquí buscando en un grado u otro una razón para perpetuar su existencia, así el tiempo implacable y todo se ensañe al fin de cuentas.