sábado, 9 de agosto de 2014

El cielo clamará por nosotros

Por Charlie

Ahora resulta que la vecina del cuarto piso saltó...
- ¡está muerta! -  dice la señora de la tienda
Pienso en decirle "tenía bonitos ojos" pero mejor me callo, voy a encontrarme con una novia, pero la conmoción afuera es fatal, me intercepta el vecino que siempre viste de negro y se obsesiona con mirar episodios de CSI, y mientras llega el escuadrón de la autoridad para levantar el cadáver el tipo se toma muy en serio su tarea y alega que fue un accidente y no un suicidio.

"¿Qué diferencia hay?, la chica esta muerta" le digo
- Hay que limpiar su re-puta-ción - dice él como clamando apoye su causa

Creo que la muerte esta en todas partes y de todo se da en este huerto, mire no más en este edificio nos falta un Cura y un Abogado de resto usted encuentra todo profesional viciado...

Me escapo, apenas avanzo miro que el cadáver yace apenas cubierto con la chaqueta del vigilante, "los pobres son los más generosos" me digo.

Mi novia apenas me ve suelta un sin fin de noticias sobre su universidad y sobre su preocupación por los animales abandonados y mil cosas más que no alcanza el tiempo para un beso ni una caricia sensual, me despido confirmando la noticia sobre el suicidio ocurrido en mi edificio, me hace regresar a confirmarle la noticia en un relato en el que invierto quince minutos para un expresivo -¡Pobre chica! - de su parte.

Cuando vuelvo al piso ya el cadáver ha sido retirado, solo esta el vigilante que me llama a un lado y en confidencia me pregunta si acaso sabría cómo quitar el olor a perfume de la chaqueta...

Mi habitación luce tan deprimente, pero para hacer justicia comienzo mi dosis de literatura existencialista y doy gracias a la suerte de que en mi habitación no haya una ventana, caso contrario estaría pensando en lanzarme... el Vigilante toca a la puerta y me pasa la chaqueta yo le paso los billetes arrugados... me acuesto y percibo el olor de la chaqueta que atrapo el olor de la loción de la chica muerta... quizá usted que lee esto adivine bien:

 "Yo la amaba".