viernes, 17 de julio de 2015

Las mil y una noches despiertos: La inexactitud del tiempo

Por J. López

Uno es un experimento del tiempo que dura tan poco, en cada segundo se va dejando algo de vida. a mi como hombre deseo se me caiga todo menos el sexo y la billetera.

Bribón! me decía el vecino al verme cazar pajaritos con mi cauchera. No tengo claro ahora si eso de agilizar la muerte a otro ser es malo o de verdad es un acto de misericordia.

Dios no fue claro conmigo, ni con los demás. A unos los hizo hombres cuando ellos querían tener tetas.

Dios es culpable de crear violadores y asesinos en serie. En serio.

Mi abuelo se murió de cáncer por fumar demasiado, Papá en cambio se murió de un infarto por fumar poco.

El tiempo es inexacto, yo competía con mamá para ver quién se muere primero. Me ganó ella haciendo trampa: dejo de tomar la droga formulada. Para compensar mi pérdida y los gastos médicos me seguí tomando la droga yo. Esto me desato una hambre terrible.

El tiempo es tan inexacto y solo escribiendo puedo postergar el tiempo de manera que me recuerden luego, porque quizá cuando usted esté leyendo esto yo ya esté muerto o viceversa (Qué estúpido soy!).