jueves, 28 de mayo de 2015

MEMORIAS DE UN CONTADOR PÚBLICO NADAÍSTA: PASO DIECINUEVE

Por Alejandro

Trópico de tauro

Mañana tengo una cita con una Doctora. Mejor con una Odontológa, ojalá me haga sentir vivo. Por decir Ojalá me haga sentir dolor.
Que va! me anestesia.
Estoy perdido en esos números, me ocupo de lo más urgente lo más difícil.
A todo le estoy dando hoy excusas.
Me tratan de torturar para sacarme una verdad ¿De verdad no tengo novia?
La he tenido. El Emperador me envía una foto de ella desnuda y con cara de ser la más profana mujer que existe, ¡vaya! dice la única mujer a quien le indique la foto creo que quiere decir ¿Con qué clase de mujeres es que andas?.
La verdad desde que deje las píldoras amarillas he ido en bajada, estoy viendo gente que no existe por doquier.
Vulnero la autoridad, le digo Doctor o Doctora a todo el mundo, desafío el sistema, pero soy obediente.
Yo tengo un poder aparte, soy un Poeta en medio del desierto, no hay flor, ni volcanes, ni corderos, soy un Principito.
Levanto la botella y bebo mientras espero el salario se acredite a mi cuenta. ¿Qué haces? me habla un pajarito desde una rama a lo lejos y con certeza le contesto:

- Solo espero un motivo para ser bueno y una mala experiencia para volverme malo -

"Felicitaciones!" dice el pajarito y se va volando muy lejos donde yo no pueda alcanzarlo.