miércoles, 16 de julio de 2014

PARA RESUCITAR HAY QUE MORIR

Por MALEV 

Desde el infinito hasta la eternidad.

Para reivindicarme con mis aliados literatos que han estado en la onda de alimentar este Blog y me han perdonado la infamia de haberme ido a una playa desolada sola y sin plan, hoy este escrito en forma de mensaje para que no pierdan la fe, no sé en serio a dónde me detendré, ni sé si voy a llegar o a emigrar, desmiento con este texto por supuesto los rumores sobre mi muerte, sobre mi locura, sobre mi reclusión bajo cadena perpetua, ahora soy más libre que nadie. Dí licencia a mi locura y es falso que me encuentro con una enfermedad terminal o en embarazo, tampoco es cierto que encontré al amor de mi vida, así como NUNCA se me ha ocurrido abandonar a mis hijos, que por suerte y gracias a la buena educación que les compartí hoy se enfrentan a un mundo extraño del cual van aprendiendo a caerse y a levantarse sin que sea yo quien los sirva o asista. Mi eterno agradecimiento a Xervantex, este poeta loquito que se atreve a morir cada día pero resucita en forma de la persona maravillosa que escribe y nos deslumbra, tendrá sin duda un premio a su labor. Así que con alguna frecuencia apareceré por aquí para nutrir este espacio con mis letras y que usted no me olvide, bueno todos en el fondo deseamos ser amados y que no nos olviden. Nos veremos al rato entonces.