lunes, 9 de junio de 2014

Otra droga mortal: EL ALCOHOL

Por Charlie y Yania





Decir que es "mortal" porque inhabilita la atención de los sentidos, hoy en Colombia los índices de accidentalidad bajo los efectos del alcohol son preocupantes y ya se habla de decretar el alcoholismo como un problema de salud pública. Aunado a esto el incremento de la violencia en el entorno familiar, los casos de abuso sexual y un problema mayor: el silencio de las víctimas. Todo se compagina en que no son definitivas las medidas que buscan prohibir el consumo de licor en los menores de edad, es de lamentar que la publicidad instiga a los jóvenes al consumo, por lo demás la moda impera en que el licor hace parecer interesante a otras personas y permite un grado de aceptación.

La culpa no es solo de quienes producen y envasan el alcohol sino de quienes lo distribuyen, quizá su perspectiva no alcanza para ver las secuelas que una botella de licor puede acarrear: accidentes de tránsito, maltrato hacia la mujer y los niños, violaciones sexuales, y algo importante de mencionar es la nociva afectación hacia la salud de la persona que consume el producto esto es: lesiones en el estómago, hígado y páncreas, aumento del ritmo cardíaco, pérdida de la conciencia y estados depresivo - compulsivos y la lista se sigue. 


Pero ¿qué se está haciendo?, no basta con los programas de atención que en últimas vienen a tratar las consecuencias más no se orientan a la prevención, las organizaciones de Alcohólicos Anónimos y Sociedades similares aplacan al problema pero no a su causa, y aunque las leyes se ha fortalecido, persiste en la cultura social la letal mezcla entre gasolina y alcohol y entre alcohol y la intolerancia.