miércoles, 18 de junio de 2014

Mamá no me quiso hablar de sexo

Por Alexis Mendoza 





No lo menciono en el desayuno, ni en el almuerzo, ni en la cena; así que tomé la iniciativa y le hablé en serio de lo que en los corredores del colegio se decía "que veníamos por allí..." la vi pálida, taciturna y perdida, tomo su Biblia y se largo mientras me señalaba de "querer saber cosas del Diablo..." 
Pero hasta en eso nos ganan las mujeres a los hombres.
Digo en guardar el secreto allí adentro.
Parece una estupidez pero les funciona.
Y yo caí como un tonto, "como caen tantos otros" me dije para mi consuelo.

Pero lo cierto es que ellas protegen su intimidad para hacerla interesante.
Que vaina! por eso hay tanto depredador sexual, tanto homo erectus suelto que se da a la caza, tanto perverso como el Polaco que anda diciendo que dizque se canso de las mujeres y ahora anda colocando cara de homosexual.

A mi ojalá no me suceda nada malo, mi mamá no me quiere hablar, ella cree que yo ando medio endemoniado por andar repitiendo esas poesías de León de Greiff ... "Juego mi vida, cambio mi vida... de todas maneras la llevo perdida...  sin remedio".

La virginidad no es del sexo es de la mente... dementes!!!