lunes, 3 de marzo de 2014

No hay que perder el tiempo odiando a alguien

Por MALEV

Mi amiga Pilar no deja de sacar a relucir su sortija que la promueve como una mujer "felizmente casada" para envidia nuestra, el secreto, según ella es que descubrió el secreto para amar a alguien. - ¿Cuál es?- replicamos al unisono pero ella solo se dedica a burlarse de nuestro intento desenfrenado por encontrar la felicidad: haciendo compras o mirando telenovelas, yo sé muy bien que Pilar ha pasado por relaciones difíciles de las que aún tiene cicatrices, y quizá sea su secreto el haberse recuperado rápidamente y por sobre todo no perdió su tiempo odiando a alguien. Quizá sea ese el punto, y recuerdo en mis relaciones haber estado al borde de la depresión por haber pensado que "fue mi culpa el que esa relación no hubiese funcionado", y aunque el debate de si el tiempo sana o no las heridas continúa, sé bien que hoy tengo la suficiente madurez para elegir bien lo que necesito.