viernes, 19 de febrero de 2016

Crónicas de un periplo por la vida: el enemigo es uno mismo

Por MaLeja

Acomplejados por la pobreza apostamos nuestro resto a la locura.

ALEXIS. - Alguien debió darse cuenta de que eso no era licor...

CHARLIE: Pero si vaciamos todo, y el César incluyo la aspirina efervescente...

ALEXIS. - Eso olía a orina...

CHARLIE: La gente ni lo notó, siguió su baile, lo que si pareció raro es que entre más tomaban no sentían nada...

ALEXIS. - Y al César se le ocurre probar y que chasco!

CHARLIE: Si estaba mejor que el licor original, y a propósito qué hicieron con el licor?

ALEXIS. - Lo vaciamos en tarros de blanqueador de ropa, te imaginas que mañana se les ocurra lavar la ropa...

CHARLIE: Fregamos la fiesta, todo mundo estaba amilanado, expectante, los hombres querían ver un show de una dama ebria y las mujeres solo hablaban y hablaban...

ALEXIS. - Hasta que al César se le ocurre quemar una mota de marihuana...

CHARLIE: La gente comenzó de pronto a sentirse liviana...

ALEXIS. - Tomen su show de media noche, las damiselas mostraban su porción y a los hombres les parecía gracioso...

CHARLIE: Hasta que alguien llamó a la autoridad....

ALEXIS.- Al César le detuvieron huyendo por una ventana

CHARLIE: Pero la fiesta no acabo, luego de la redada mandaron por más alcohol...