viernes, 20 de febrero de 2015

AMOR AL FILO DEL ANDÉN

Por MALEV

Alejandro nos trae una historia llena de sentimiento muy original por si se quiere celebrar San Valentín o una ocasión especial:

Yo venía por la calle y ella se había ido por el andén sin siquiera saber que adelante había un sitio alto del que no podía bajar sin el peligro de que se viera caída al suelo. Pero ante su duda apareció mi mano como ayuda. Su mano suave y tierna aseguraba su bienestar, nuestros ojos se hallaron en ese universo, ella arriba, yo abajo, y un sentimiento que ninguno de los dos supo bien decir qué era surgió entonces. Yo con miles de dudas respondidas solo por su belleza. Era vida lo único que yo tenía, no podía ofrecerle un medio de locomoción. Mientras marchamos cogidos de la mano, queriendo decirnos que nos amábamos fue en vano, el mundo seguía allí, pero mi corazón y el suyo estaban en otro momento, sin embargo el andén acabaría pronto y tendríamos que separarnos entendiendo que es mejor un adiós a tiempo.

Yo no sé por qué esto le sucede a uno. Cuando lo busca no lo halla y cuando menos lo piensa lo descubre en medio de un andén, en un segundo, en un micro segundo, con destino a la libertada de los dos.