viernes, 18 de agosto de 2017

Las damas y las armas: ostentación polvorosa 1

Por XervanteX

Todo el mundo ha matado aunque sea en la mente.

La insolencia de la violencia, la ignorancia atrevida que colma toda circunstancia. La manera fácil de solucionar el máximo pecado que es la existencia.

Una arma sin un humano es tan inútil.

Pero vivir es tan difícil y morir es tan fácil, a la vuelta de la esquina puedes hallar la muerte. Pero no la vida, porque para que la vida se contagie es necesario el acto supremo.

El hábito crea costumbres, pero otra cosa es esa rutina en que te aprestas a tratar de identificar qué tipo de personas te caen bien, y cuáles no tanto.

Vulneras tu voluntad excluyes a unos e integras otros, y todo es un concepto muy superficial.

Mi poder es simple yo puedo leer el odio en los ojos, y no es magia, es que yo nací para contemplar, detallar y escribir.

Alguien con un arma bien puede ser peligroso o hallarse en peligro.

miércoles, 16 de agosto de 2017

Las damas y las armas: ostentación polvorosa

Por XervanteX

No son las armas las que matan, son los hombres.

En el año 1980 dos personalidades salían del mundo. Por una parte el gran Jean Paul Sartre quien se negó a recibir un Premio Nobel de Literatura. Y en ese mismo año caía víctima de los disparos de un seguidor el músico John Lennon. Sartre existencialista y creador de un estilo que desprestigiaba al prójimo como parte de una existencia plácida y feliz sentenciaba que el infierno son los demás. Lennon mientras tanto decía que si lo lograbas imaginar era fácil. Y aunque deliberadamente he puesto a la literatura y a la música en un solo escenario, el punto congruente aquí es el origen del odio.

De una cosa si me convencí, al hablar de armas cualquiera se supone un mecanismo complejo creado con la tendencia a lograr un daño en un probable agresor, sin embargo para mí sorpresa un arma puede ser un método o un objeto e inclusive una idea.

El amor era un arma y su munición parecía ser algo llamado celos.

La creencia en Dios era usada como un arma para castigar a los injustos.

El dinero había sido por años el arma usada para crear discordia y justificar la violencia.

Así las cosas todo podía ser una potencial arma, ¡todo! y era preciso tomar precauciones porque lo más probable era que el uso de esa arma fuese para aniquilarte pero lo más obvio era que quien la usará solo quisiera herirte y verte sufrir. De allí que la muerte no es lo peor.



lunes, 14 de agosto de 2017

Las damas y las armas: el quehacer de las damas 4

Por XervanteX

"Viéndola a ella daban ganas de creer en Dios"

Se diría que uno no viene solo al mundo sino que lo hace por interdicto de una dama y un caballero entre comillas.

Lo que pasa es que una dama y aclaro estoy hablando de las mujeres en general y no cayendo de nuevo en el pecado de estigmatizar a nadie, incita tanto la vida, al amor y a la misma muerte.

Yo no sé si ellas sabrán esto, pero su acciones repercuten tanto en el mundo como el vuelo de la mariposa al otro lado del mundo.

La decisión de una dama puede tener el peso que bien esclavice o libere al mundo, hablo de que su poder solo es frenado por su obsesión con la perfección estética y una cierta duda: ¿qué es lo que quiero?.

Lo que pasa es que no conviene saber tanto, ni pensar tanto, ni poner en duda el sistema. 

Lo que pasa es que en palabras simples una dama tiene el mismo poder de una arma.


viernes, 11 de agosto de 2017

Las damas y las armas: el quehacer de las damas 3

Por XervanteX

Una dama que es mamá odiara las parejas que consigue su hijo o hija.

Sarcásticamente dirá: "En mi época esto del amor no era así"

Y el dilema es que la historia poco a poco se repetirá.

Es paradójico que el mundo sea redondo y todo dé vueltas, y lo que hoy admitimos mañana no lo aceptemos, contrariamente aquello a lo que renunciemos hoy lo tenemos que mañana aceptar. La escala de contrarios en modo lucha.

¿Cuándo entenderán los hombres cómo queremos las mujeres? Preguntaba la damisela arrepentida de su decisión.

Pero qué clase de humanidad se inventa eso de que unirse en matrimonio pueda ser favorable: Dos se quieren, dos se pueden odiar.

El amor es un ejercicio diario que requiere disciplina, quien no quiera perder que no se meta a jugar.

Pero las damas nunca admitirán que es un juego, rodearán al amor de seriedad, de pautas para tocar y ver, para decir las cosas con ternura, para llenar el protocolo de galanes y príncipes azules y demostrar ante otros que el amor vale, y es solo el sistema hablando de que dos unidos son más. Pero más consumistas y objeto del oprobio de los que van a la cima, que tienen hijos, autos, mascotas y sonríen como si de eso se tratara la felicidad.

Es por eso que las damas son objeto de la extorsión programada. 

Una dama embarazada le conviene al sistema.

Una dama solitaria, rebelde y encausada a pensar no le conviene a nadie.

Una dama se excluye del conglomerado, se atiene a sus hormonas y declara no querer hijos propios y si querer que los hijos ajenos no se dejen pervertir, porque a la postre sabe que esto no avanza y si lo hace es para mal.  








miércoles, 9 de agosto de 2017

Las damas y las armas: el quehacer de las damas 2

Por XervanteX

¡Por piedad acudo a ustedes Ninfas o sirenas para olvidar!

El paso fundamental es descubrir el por qué esas damas dedican tanto esmero y dinero a sus partes, si de todas maneras el tiempo hace lo suyo, una arruga ya es el paso de la experiencia por las arenas de el tramo existencial que cupo en suerte pasar.

El inconveniente principal es que las damas atesoran ese secreto como si en evidencia fuese diferente, usan su indumentaria de moralidad mezclado con un toque de erótica y entonces el ser más imaginativo se aferra a el criterio que lo más encerrado es lo más ansiado, por ejemplo un tesoro.

Pero como animales que venimos pareciendo ya la somera insolencia del instinto que nos llama hacia el mismo ritmo, del entrar y el salir, de hacer que los fermentos del tiempo pasen la información genética y la suerte haga el resto.

Pero ya nadie se entiende, la permisiva sensualidad se torna una gala de pornografía, las damas que muestran demasiado son incautas que buscan la debilidad, pero su causa es más vehemente es causar la envidia y el asombro de las demás, pero suelen terminar con esa duda, y que dama perdona la ignorancia ¡ninguna!. Ellas quieren saber y es esa curiosidad la que las hace peligrosas, no confiables, las damas son seres que no suelen olvidar con facilidad.

Una dama puede pasar desapercibida, imprimir rencor y trazar el camino para la venganza. Puede con facilidad incitar una guerra o determinar quien es su víctima.





lunes, 7 de agosto de 2017

Las damas y las armas: el quehacer de las damas 1

Por XervanteX

¿Qué posibilidad tiene el mundo de permitirle a cada quien hacer lo que quiera?
Todo es remoto, y yace en el recuerdo.

La lucidez es para los que andan fuera de ese sitio que denominan como sanatorio mental.

Sitio de reposo.

La felicidad heredad de los que tienen algo...

Una dama no venera a su espejo por sobre el creado, ella sabe desatarse los nudos de su corpiño, sabe como portar sus cabellos brillantes y lejanos del peine de marfil y las cremas derivadas de la grasa de una ballena.

Percibe que cada compota que usa para evadir las arrugas del tiempo la tienen que probar en animalitos.

Barre su alrededor y ha sido bautizada bruja por su tendencia a la premonición sarcástica.

Dulce es su palpito frente al amor que acorazado le encanta y le hace diestra de la ternura.

viernes, 4 de agosto de 2017

Las damas y las armas: el quehacer de las damas

XervanteX

Nadie nos consulto previamente ni advirtió, la vida ya nos era impuesta. 
El papel de las damas entonces era no solo el de garantizar la permanecía de la especie sino que además estaba implícita la misión de otorgarle al viaje por la vida todos los "peros" posibles.

Me disculpo con la élite feminista y quizá no sea mi intención esto pero al humano lo mueve es el deseo.

El pretexto perfecto es que en el mundo no hay más qué hacer y es virtud del mundo enrolarnos en un sin fin de predicamentos que van desde el vestir hasta la saciedad del hambre e incluso el encuentro de la aceptación del prójimo.

Seremos privilegiadas al explorar estos confines buscando una verdad desalentadora del qué hacemos existiendo de esta manera ocupando a largo plazo un tablero de fichas que alguien mueve o confiando en un destino llegando a la certidumbre de que esto carece de sentido.

Por eso es importante el quehacer de las damas, en el sentido de que ellas son las llamadas a ser quienes cuidan a sus congéneres y se puede decir que sacrifican su tiempo en esa tarea.

Pero aquí la prédica ¿y si esas damas enfocarán sus fuerzas y visión hacia otras tareas? y si los hombres hubiésemos menospreciado las secretas fuerzas de las damas.