miércoles, 26 de abril de 2017

SOLO SE DA LIMOSNA LOS DOMINGOS

Por Emilio Suárez

Padre Antonio Carvajal Seudónimos: El Cura, Carva, El monje con moto
                                 Filosofía: El diezmo es un robo

Subí a la cumbre donde la zarza ardía y me quemé, tuve que llamar a los Bomberos en cuanto la zarza no habló sino que siguió ardiendo.

El bien no te lo hagas a ti mismo, no masturbes tu sexo sino tu mente para ayudar a tu prójimo. 

Hasta ahora no comprendo si matar al malo le conviene o no al mundo y al matador o será que conviene al malo que le libra de la condena de la vejez.

Hay gente cuya hipocresía desborda reza, ora y empata, van a la iglesia a mirar hacia arriba y luego escupen a los de abajo.

El infierno esta en uno mismo.

El diezmo es un robo, Jesús nunca pagó por salvarse.

En lugar de soñar con las viejas en pelota de la PlayBoy y la Penthouse yo soñé con María Magdalena y por eso me quité la sotana y mande al carajo el celibato, con mi primera eyaculación después de años armé un charco.



lunes, 24 de abril de 2017

EL BIEN ES UNA CUALIDAD QUE TE CONDUCIRÁ AL CIELO

Por Emilio Suárez

Charlie Brown, Seudónimos: Carlito, Charlie
                             Filosofía: Catolicismo puro

Dios dispuso y el hombre propuso su existencia, dijo el Señor: " Creceros y multiplicaos, sed fecundos mandad sobre las aves del cielo y los peces del mar..." Pero como a los animalitos les vale que los manden al cielo o al infierno o se los terminen comiendo esto se torció. Y hoy morimos todos crucificados: si no es en una cama de amor, es por las deudas con las entidades financieras. 

Yo me enamoré de una Novicia y la perdí, pero por lo menos le hice un hijito al que llamo Jesús.

Ahora Jesús dice:
                             "Padre ¿Por qué me has abandonado?

Y yo desde acá le digo:

                            - No fue culpa mía, tu madre lo decidió así -

No se dejen confundir el bien vale un pase para el cielo. Sean fieles a sí mismos y mismas. El mal solo conduce al arrepentimiento y a cometer otra vez los mismos errores.

Requiém in Pace.

viernes, 21 de abril de 2017

CON LAS MANOS EN ALTO

Por Emilio Suárez

Hago la anotación responsiva: Nosotros no robábamos por vicio o necesidad. Lo hacíamos para que la demás gente aprendiera a perder. Éramos educadores pretenciosos.

Y es que nuestro periplo por las funerarias en los actos de velación nos dejaba ante escenarios en que las personas se desataban en un incontenible llanto fruto de un arrepentimiento tardío, lo que nos indicaba de que nadie esta exento de la tristeza pero que hay que saber perder.

Apunto aquí el hecho de que era necesaria ya una cultura de la muerte. Ya que según rezan los filósofos la muerte hace parte también del proceso vital. Y es por tanto necesaria una premisa que haga llevadera a la muerte natural como un ciclo necesario e indispensable.

Así las cosas en menos de dos años éramos unos adolescentes irascibles, rayando paredes e incitando a la autoridad a la humildad. No le conveníamos a la potencia global ni a nuestras madres, por tanto fuimos desterrados y tuvimos que tomar caminos distintos para poder evadir el cerco. Sin embargo nuestros huesos fueron lanzados con costal y todo a cárceles y manicomios y los más sensatos se hicieron unos trota mundos dispuestos a entregarse a la primera filosofía que les reclutara.   

miércoles, 19 de abril de 2017

DOS PARA DOS

Por Emilio Suárez

Mientras convencemos a los Agentes de que no hemos bebido pero si hemos trasnochado mucho nos vamos por la senda de la perdición deseando hayan muchos precipicios en nuestro camino... el Charlie enarbola su frase cíclica "para gozar hay que sufrir". Una lolita perversa nos envía un beso volado pensando en que así no nos va a dejar dormir, el César le pide decentemente que le muestre un pezón, la chica se ofusca. No tenemos nada en contra de la vagancia pero hay que tener estilo hasta para no hacer nada. Se elevan los cohetes y la pólvora explota lejos, los novios aprovechan para besarse y así calentar la noche. El César desenfunda su arma y apuntando arriba suelta una bala dispuesta a perderse en el infinito cielo, esperamos a ver si la bala nos mata. Como no sucede nada nos sometemos a la ola de gente y manoseamos a las lilitas sintiendo su virginidad por entre ropas, el César hasta con la boca roba y así lo demuestra cuando indica un arte entre los dientes en donde brillan gemas preciosas. Tenemos el suficiente dinero para no saber que hacer si contratar una puta, comprar una botella de ron y molerla a patadas o seguir comprando armas. Como la prédica del César es que en dónde hay mujeres hay problemas nos vamos a buscar chicas más fáciles y en eso estamos dos para cada cual, cuando irrumpe la autoridad dizque porque en medio de la pólvora alguien esta agujereando la campana del templo, el Charlie hace un brindis con agua antes de besar a su ninfa: "¡buena esa César!".  

lunes, 17 de abril de 2017

SE BUSCAN MUERTOS DE LA RISA

Por Emilio Súarez


"Pero si eres un niño" dice la emblemática mujer que parece un árbol de navidad de tantas alhajas y maquillaje, pero el chico le mira el centro, no el busto sino el corazón... A propósito al chico le encontramos extraviado en el centro comercial, su mamá debió abandonarlo para ir a ver sus accesorios y bisutería... El César le ha comprado un helado y el chico nos sigue a todas partes; mientras que le reconvengo que lo mejor sería que devolviésemos el niño a la oficina de información para que por los parlantes llamen a su mamá, Charlie dice que el niño está muy cómodo, pasan las horas y no hay ningún anuncio sobre el niño extraviado, o bien su mamá no le quiere o desea tanto deshacerse de la criatura... El César utiliza al niño para conquistar a una chica encargada de la seguridad del centro comercial. En esto una voz filtrada a través de los altavoces anuncia que hay un niño extraviado, de inmediato la chica con la que habla César se dirige a cubrir una de las entradas, sin embargo el niño y el César se dirigen en sentido opuesto, van y juegan en los probadores donde el César y el niño descubren a más de una mujer en una denudes cómica, van por más helado, y hasta el César le compra un cochecito de juguete al niño y al fin le dice indicándole a la chica de seguridad que vaya y le diga que se perdió. Huimos como los héroes que nunca seremos, dispuestos a perdernos como aquel niño que esperamos  no olvide ese acontecimiento.

viernes, 14 de abril de 2017

LA ÚLTIMA COPA A FLOR DE LABIOS

Por Emilio Suárez

Decía un Poeta Nadaísta que si a uno le pillan desnudo por la calle la autoridad le sindica de exhibicionismo pero el hecho es que le condenan no es por mostrarse naturalmente, sino es porque no contribuye con el sistema capitalista portando la ropa que produce el Tío Sam. 

Eso mismo nos paso cuando en el billar tomamos las copas llenas de licor y las golpeamos con los tacos, fuimos conducidos en efecto frente a un Sargento que nos sentenció a una noche en el calabozo, no tanto por el desorden, sino por regar la bebida ardiente producida por el Estado para envenenar nuestras almas.

Aunque nadie caiga en cuenta de que el tal licor es el causante de accidentes de tránsito, la causa de maltrato y agresión y en fin que uno mismo se termine por anular cuando asesina a sus propias neuronas.

Tan pronto como salimos del calabozo desatamos una furia alimentada por el rencor que sentíamos por el sacrificio de nuestros amigos ebrios y felices, y si bien dicen que las armas no son las que matan, sino los hombres que les toman; con el licor el embrujo al parecer consiste en esa gama publicitaria que no solo te vende las copas, sino también sexo y perversión.

Por hurtar un camión distribuidor de cerveza el César fue a la cárcel por cuatro meses aunque la condena fue de dos años, por andar convirtiendo el ron en agua con panela (lo contrario de lo que hizo Jesús) yo fui reseñado en los archivos de la rebeldía de los entes polícivos. Por desobedecer la "Ley Seca" el Charlie fue conducido a las mazmorras y torturado con una gota de alcohol cayéndole en la frente por horas.

Por andar en fiestas clandestinas a la Magüy la prueba de alcoholemia le salió positiva, así como la prueba de embarazo.

Y todos los demás nos vieron raro en cuanto esgrimimos la última copa y luego mandamos todo a volar.

    
  


miércoles, 12 de abril de 2017

LOS NECIOS DEL BALCÓN SUR

Por Emilio Suárez

Cuando en la ciudad de Cali nos hospedamos en un hotelito del centro el valet para denotar clase y de paso acabar de convencernos de que el sitio era de categoría va y dice que en el hotel de enfrente se alojan las Azafatas de una notable aerolínea. Gracias a la noticia solicitamos una habitación con balcón con vista ejemplar. Sin duda a César le sonó eso de conocer a una Azafata en tierra, era tan espectacular como conocer a una sirena en el aire. El Charlie se trae de afuera una garrafa de jugo de caña y parecemos simios colgando del balcón. Ya muy entrada la noche apenas asoma una figura celestial, toda embutida en encaje y satín y se nos queda mirando desde la ventana de enfrente. Tiene el pelo suelo y le cuento diez lunares entre el cuello y su pecho y ella me hace el favor y se descubre un poco hasta simular desnudez pero el viento hace el resto al hacer que muestre una aureola. Ríe divertida por nuestros continuos piropos y muestras del querer, el César saca unos billetes de juguete y se los avienta. La chica llama a sus amigas y ellas responden saliendo a su vez a su balcón en fachas sensuales que pagan con creces el elevado precio de la habitación. Y si no es porque al Charlie se le zafa de las manos la garrafa de jugo de caña y esta cae y se hace añicos en la fachada del hotel denunciando nuestra presencia y en un minuto tenemos a la puerta al Administrador del sitio con la orden de aplacar el comportamiento o de todas formas abandonar. Pero el César embriagado por el calor saca un fajo de billetes y soluciona todo. Pero era tarde ya para cuando las chicas habían desaparecido y solo las vimos irse con sus cabellos recogidos, blusas semi transparentes y seriedad de monjas, ante la sorpresa de que uno de los que allí estábamos aposto algún día conquistar uno de esos seres sea que debiera ahorrar todo un año para un pasaje en avión, lo dijo y  lo hizo.