miércoles, 1 de noviembre de 2017

DEFICIENCIAS

Por Charlie

El hombre trata de suplir lo corto de su pene con un suntuoso auto.

A la mujer le pasa algo parecido y suple la falta de intelecto con la belleza.

Para eso el Tapita que se las da de genio crea una prueba contra posibles infieles y opera de la siguiente manera:

PARA HOMBRES: la mujer pone una mano en el testículo izquierdo y le ordena al hombre que tosa, si el testículo da un salto es que el hombre es infiel.

PARA MUJERES: el hombre le ordena a su pareja que cierre los ojos, si la mujer los cierra pero abre la boca, la mujer es infiel.

Y como nuestro impulso primigenio es el buscar amor, algún terapeuta nos convence con qué para recibir amor, primero hay que darlo.

Y con lo malentendimos que somos confundimos a un poco de damiselas que luego del ejercicio del amor nos presentan sus facturas y nosotros con los bolsillos rotos les suplicamos que acepten nuestro compromiso de irles a lavar los platos ¡pero cómo si todo el mundo come! No puede ser que luego tengamos que vender papeletas con sorpresas para pagarnos las revolcadas, el Tapita feliz se pone a escribir cartas de amor sin haber amado, el César se pone a traficar con manzanas de caramelo y yo tenga que vender mi sangre tipo raro en el comercio de la salud, por eso soy tan débil, como extraño que acá no haya un banco de esperma pues de eso me sentía lleno.