lunes, 9 de octubre de 2017

Las damas y las armas: la explicación más simple 3

Por XervanteX

En atención a lo que expusimos que es toda una filosofía de impacto, de supervivencia del más apto, de la línea entre lo meramente intelectual y lo físico y palpable, deducimos que el genio o la casualidad que permitió toda esta realidad, tiene un propósito muy blando, muy dispuesto a lo frágil, dado a parecerse más y más a un sin sentido perenne.

Si deseamos inmortalizarnos podemos usar una dama para tener un hijo y al hijo engañarle con el pretérito de que la vida es un camino que merece ser recorrido, y a la dama comprarle sus sueño, transportarle al hogar ideal, y permitirle ufanarse con sus gustos y pareceres hasta que se agote y denote ser electiva de su propio camino. to al fin se acaba y retorna a su estado original, en una distribución de días y noches que denominamos tiempo.

Pero si deseamos acabar con todo quizá tengamos que apretar en nuestras manos una arma como protesta y a la vez como saber a ciencia cierta que hay del otro lado, o como un método de defensa en el sentido de que frente al universo será hacer un bien o un mal el asesinar a un semejante y si las cuentas al final se nivelan.

Felizmente la elección que se tome irá a cumplir un designio que denominamos destino y del que todos en algún momento enfrentaremos en la ceguera del tiempo que nos queda para la hora final.