lunes, 7 de agosto de 2017

Las damas y las armas: el quehacer de las damas 1

Por XervanteX

¿Qué posibilidad tiene el mundo de permitirle a cada quien hacer lo que quiera?
Todo es remoto, y yace en el recuerdo.

La lucidez es para los que andan fuera de ese sitio que denominan como sanatorio mental.

Sitio de reposo.

La felicidad heredad de los que tienen algo...

Una dama no venera a su espejo por sobre el creado, ella sabe desatarse los nudos de su corpiño, sabe como portar sus cabellos brillantes y lejanos del peine de marfil y las cremas derivadas de la grasa de una ballena.

Percibe que cada compota que usa para evadir las arrugas del tiempo la tienen que probar en animalitos.

Barre su alrededor y ha sido bautizada bruja por su tendencia a la premonición sarcástica.

Dulce es su palpito frente al amor que acorazado le encanta y le hace diestra de la ternura.