lunes, 22 de mayo de 2017

UN ESTÚPIDO EN LA TORRE

Por Emilio Suárez


Juan López Seudónimos: Al, Lopitos, Mugre
Filosofía: Hay que alejarse de la tierra

Uno medio se despierta y siente el peso en el aire y en tu prójimo que te dice vago.

Vivir es una acto de fe.

Se muere porque no hay más qué hacer.

Yo fui a la ciudad luz y me subí en la torre Eifeel y todo lo vi oscuro.

Mis amigos me envidian porque mi novia es una Azafata que vuela más alto que ellos, que mi, que todos.

Amar a una mujer así me da derecho para elevarme.

No soy adicto, soy un necio.

"Mi amorcito" le digo "si llegas a ver a Dios, le encomiendas un milagrito" y ella parte presurosa a tomar su próximo vuelo con dirección a la nada, yo me quedo sabiendo esto: que los pasajeros varones sueñas con mi amada y del miedo a volar hasta eyaculan...

Yo me inscribí para ocupar el puesto de Auxiliar de Vuelo pero no quedé ni de Piloto.

Mis amigos dicen que de ser alguien en la vida lo echaría todo a perder.

Eso me pasa por tener amigos tan idiotas.