miércoles, 10 de mayo de 2017

TORCER EL DERECHO

Por Emilio Suárez

Dr. Miguel Ángel Sedigno Seudónimos: El Doc, Migué, Cartapacho
Filosofía: La Ley del deber

Estoy en los exteriores de la cárcel, la chica sale esgrimiendo su ejemplar cabello al viento mientras sonríe a la Guardiana, me adelanto y la tomo por el antebrazo y huimos en el acto antes de que al legislativo se le dé por cambiar la Ley. Había yo cogido el vicio de defender jurídicamente a los más desamparados y por eso ahora el desamparado iba siendo yo. Un Abogado tiene que vivir con la culpa de sus defendidos. Hasta que un día se aparece un ejemplar personaje parecido al bufón del rey pidiéndome nada menos y nada más que le haga volver a prisión. Por lo que sé a uno lo contratan es para salir de la cárcel y no para entrar allá. Nos inventamos a punta de maquillaje y teatro que la chica fue brutalmente golpeada y que hasta hubo un intento de violación y para prueba adjunto un brassier forzado y unas pantaletas medio rotas. Un inocente va a dar de patitas a la cárcel por mi culpa y mentira, seis meses después el mismo tipo sale muerto de la risa argumentando para mi sorpresa que paso las mejores vacaciones de la vida. Y yo le pregunto ¿Cuál fue el chiste? y el tipo me dice con sarna "que aprendí a ser criminal". La culpa me llenó la cara de barros y peor al saber que el tipo andaba haciendo de las suyas esta vez si en serio agrediendo mujeres y robando y quién sabe qué más...