viernes, 26 de mayo de 2017

LA VUELTA DEL BOBO

Por Emilio Suárez

Ante un confesionario digo tantas verdades que puedo para no volver a pecar.

Uno mismo es el que crea su infierno, no tiene que andar buscando el cielo en los goces corporales, de todas maneras hay tantas mujeres que no se pueden conocer.

]Y se termina uno en la calma del pensamiento de que los que acá están convocados igual que todos se deben morir, tarde o temprano... Y es de preguntarse si uno viene haciendo el favor de adelantarles el acontecimiento de irse del mundo merecerá la redención (sobre todo si son malos)...

Eso es ejemplar, la noción básica de la vida es que hay que navegar a ver que se encuentra... materia prima del destino son esos problemas, lo demás es potestad de los idiotas y viciosos que andan buscando contacto, no deberán por tanto ser o tener otra respuesta sobre la vida: que es la vuelta del bobo.

Ese continuo vaivén de posibilidades de ir y volver de morir y resucitar y por sobre todo olvidar.