viernes, 6 de enero de 2017

Para cada noche un nuevo día

XervanteX

Alberga mi sentir un latido espectral
como un primer beso en la eternidad,
refresca mi alma tan pobre y golpeada 
pero de esa forma esquiva y blindada.

El confín de tu existir que siento disperso,
cuyo recuerdo me altera insurrecto,
defraudar tu silencio con mi presencia,
o al revés guardar el suspenso.

El delirio de verte otra vez inmaculada
junto a mi como si me complementará,
digo tu mandamiento eterno de quererte
más allá de toda promesa realizada.

Hay solución de la muerte hacia acá,
hay reversa en cada posibilidad,
una forma de decir de no suplicar,
de vencer sin tanta faena y sin luchar.