lunes, 5 de diciembre de 2016

Cuando se encuentren nuestras miradas

XervanteX

Ya no más espera tu eres la dueña de mi corazón
y con razón si eres la que roba mi aliento y mi pasión.
Pero dudamos los dos si valía la pena eso del amor,
a más de ser una enfermedad cuya cura es olvido.

Quizá de amantes solo duremos nada más el instante
luego como amigos sea que lleguemos a algo más,
a veces el querer solo consiste en obtener algo
y cuando se lo obtiene ya pasa la conmoción.

Sin embargo siempre quedará inmersa la esperanza
de lo que pudo pasar y no paso abierta la duda
luego el arrepentimiento de haber elegido mal,
pero nunca es tarde para ir por lo que se va.