viernes, 21 de octubre de 2016

Chiquillas y desalmadas

XervanteX

Viene mi amigo Juancito llorando
desconsolado porque lo ha dejado
la chiquilla que le había dominado,
hasta el vicio por ella él ha dejado.

Si así son aquellas (le digo yo)
todo es amor hasta que falta la plata,
si dicen que del paraíso mejor era
sacar a la serpiente que al menos
habla, mientras las otras callan...

Pero el Juancito no escarmienta
se va para el lugarcito donde 
las cetrinas venden de todo,
donde las penas con licor
se ahogan con todo y recuerdos.

He visto a hombres guerrear 
y vencer, 
pero con las hijas de Eva
siempre van a perder.