viernes, 16 de septiembre de 2016

Si no hay amor mañana

XervanteX


Aturdido por tu insolencia 
de dormir desnuda en apariencia
invitarme a sucumbir en tu belleza
y acceder a ti por mi naturaleza.

Me quede allí observándote 
como tu pecho subía y bajaba,
la intemperancia se hizo plena,
mi corazón ya no la aguantaba.

Hasta tus ojeras son divinas,
amo en ti tu melena escondida,
tu sonrisa aplacada por esa duda:
¿Habrá amor mañana?