lunes, 5 de septiembre de 2016

Cuidad a la señorita

XervanteX

Muy amanecida con lagañas bosteza 
la señorita arrecia con su tul y encaje sexy
ya no es tan niña por lo que se aprecia
pero sabe mostrarse monumental.

Le digo a mi amigo que la deberá cuidar
de tanto lobo suelto y dispuesto
a dar la mordida fatal,
¡pobrecitas las niñas!
¿Qué le habrá de tocar?
En este mundo de predadores.

A los quince años tendrá a sus pies
a los pretendientes y querrá mandar,
la potestad la tiene el tiempo
para que elija al príncipe que amará.

Yo sé que es triste querido amigo,
caminar hasta el altar y entregar
lo que es más preciado para uno,
y saber que a partir de hoy...

ya es ajeno!