viernes, 5 de agosto de 2016

PREMONICIONES POÉTICAS

Por XervanteX

Sirva a manera de prólogo.

La obra poética "Un Poema para cada Problema" ha sido provocada por un inconveniente fundamental del mundo que es el exceso de ansiedad. Si nos damos cuenta el mundo esta en un afán continúo de obtener cosas y cosas, nadie está contento con lo que es y tiene, por eso también el éxito de los bienes de consumo masivo: de las cirugías plásticas y aún el auge de las comidas rápidas. Creo la cuestión ha llegado hasta el ejercicio del sexo en el que en manuales denominan como "un rapidín" al acto del sexo rápido o raudo. La gente está en alerta porque el tiempo está pasando rápido y han tomado consciencia de que es verdad lo que dice el dicho "el tiempo es oro".

Pero tal ansiedad ha sido por lo demás egoísta y de alguna forma injusta y deriva en una idea global de que nadie está en la obligación de solucionarle los problemas al otro. Hace algún tiempo era de hablarse de la cultura del servicio desinteresado y de vislumbrar las necesidades del prójimo, comenzando por su puesto por nuestros hermanos los animales, nada se ha resuelto por ahora y afloran las secuelas del afán en donde terminamos desilusionados además de cansados.

"¡La vida menudo problema!" dice algún verso y quizá se tergiversa en que la única solución sea en definitiva la muerte.

Sea esta obrita una forma de alivianar la carga de los problemas de la vida cotidiana y sea excusa para ejercitarme en vislumbrar el futuro para tener el privilegio de siquiera cobrar algo por mis servicios si está irredenta literatura no renta lo suficiente.

Bienvenidos sean entonces.