lunes, 4 de julio de 2016

MISTERIO, SUSPENSO Y ACCIÓN: LA NOCHE DE LAS NARICES FRIAS

Por Charlie

Contesto el teléfono y el César dice al otro lado "... Si quieres enviar un mensaje para tu mamá yo se lo llevo..."

Mi mamá murió hace años, era alcohólica, tenía cirrosis pero lo que la mato fue una intoxicación etílica. Después de su muerte pensé una y mil veces vengarme de la industria licorera.

Años después mi amigo César se moría en un Centro de Salud pero le salvaron la vida por dos años más porque luego volvió a su agonía.

Yo tenía el dinero suficiente para vivir nueve meses más, ya antes me había casado y divorciado, mi ex esposa se llevo la mitad de mis cosas, con la otra mitad yo me dí al vicio perjudicial que había acabado con la vida de mamá.

Cuando tuve uso de razón supe que éramos felices mi mamá y yo y no necesitábamos de otro hombre en casa, un tío fue mi asesor en temas masculinos y no supe cuando fue que a mamá le comenzó la fiebre por los cócteles elegantes y fiestas en las que terminaba embriagada y sin sentido... y eso fue cuando había aún dinero... porque luego comenzó una penosa marcha por bares y sitios de dudosa reputación donde nadie garantizaba la pulcritud ni decencia.

Íbamos en la noche mi amigo César y yo mirando el cielo despejado y quejándonos del frío; yo usando mis últimos recursos para tratar de que mi amigo no le diera ningún mensaje a mi mamá, pero claro que si por alguna razón mi amigo se moría quería que le dijese que de ella no fue la culpa de mi sufrimiento, que la perdonaba...