viernes, 13 de mayo de 2016

SEXO, SOLAZ Y SEDICIÓN: QUÉ SE HICIERON LOS LADRONES DE BANCOS?

Por X

Yo soy rico porque tengo conocimiento. No dinero.

Eso dice la filosofía resignada que practico, pero en verdad cada que voy al Banco me atrapa la posibilidad de que pudiera asaltarlo... lo mismo me ocurre cuando voy al burdel y no tengo para la zona VIP. ¿Cómo quisiera pasar la noche con las chicas que se disfrazan y te dan a escoger donde ponerlo...

Pero no tengo plata, en mi bolsillo cohabita un pasquín con un terrón de azúcar...

La que atiende la caja 1 es tan modesta, hasta sonríe cuando saluda, me pregunto cuánto tiempo soportará ese trajín, quizá debe tener las nalgas entumecidas y sufrir del colón o tener hemorroides, con todo eso se ocupa de sonreír ¡imagínese usted!

El vigilante es un viejo curtido al que me dan ganas de preguntar sobre cuántas veces han intentado robar esa sucursal... La Gerente del Banco es una señora de traje aplanchado y colorete... me imagino que yo soy funcionario del Banco y que la incito a ir a encerrarnos a la bóveda y que allá entre billetes y talonarios de cheques hacemos el amor y se esparce por doquier mi semen.. amigo lector o lectora la próxima vez que coja un billete le aconsejo lavarse muy bien las manos... no se sabe si mi fantasía ocurre o ocurrirá...

El turno me aguarda y ante mi mediocridad pienso sobre si se diera la posibilidad de que otro más valiente hiciera el asalto y que de repente me obsequiara un fajo de billetes ¡Que felicidad!...

Pero nada Señor, señorita, lo único que me robé ese día fue el esfero del Celador que me lo prestó para llenar el formato y olvidé devolvérselo...