viernes, 1 de abril de 2016

"EQUIS" Y "YÉ" SOBRE LA CAMA

Por MaLeja

El año anterior surtió la proclama de que había que legalizar el beso en la boca como acción decidida para desinhibir al amor y su consorte el sexo, hoy recibo con beneplácito la obra fundamental de dos autores geniales Yania Salazar autora del Blog http://seczoologico.blogspot.com/ y Alejandro Hernández autor del Blog http://xervantex.blogspot.com/ que nos traen a colación una literatura erótica de impacto, lucida y con el traste de seducción y su dosis de pornografía no apta para menores ni irredentos clérigos.

Debería aquí advertir que estos textos no tienen más que una pretensión meramente literaria y que el efecto placebo reza en que en definitiva lo humano tiene que ver siempre con el sexo y que apostar a que escondamos de dónde es que venimos o mejor cómo es que se sucede el milagro de la vida solo es parte del oscurantismo al que nos quieren postular los entes gubernamentales y clericales.

Yo como mamá puedo atestiguar la emoción que siente una mujer cuando le corresponde esta etapa, sin embargo manifiesto mi alarma ante la tendencia que se está sucediendo y es que las mujeres están siendo influenciadas por una moda en que se acude a la maternidad solo por el hecho de que "todas" así lo hacen, pero allí la cuestión de criterios, de madurez y de preparación para asumir esta maravillosa etapa.

Es mi preocupación latente a la hora de educar a mis hijos sobre sexualidad y es mi miedo lo vetado que tiene la sociedad solapándose en el hecho de que es malo saber; y sigue el amor y aún el sexo practicándose en escenarios clandestinos con la peligrosidad y mala praxis (si se puede decir), en donde confluyen riesgos latentes como enfermedades de transmisión sexual, promiscuidad y los embarazos no planificados.

So pretexto de todo esto celebro el surgimiento de este tipo de literatura que por lo menos nos aproxima a un escenario libre donde el amor y el sexo se complementan y ninguno se convierte en el enemigo del otro, todo es ideal, integral.