lunes, 28 de marzo de 2016

Sobre silogismos y otros entuertos dignos de contarse: una harapienta filosofía

Por Charlie

Y cuando nos cansamos de escupir en la fuente de la soberbia y el orgullo aprendimos de la nada.

CÉSAR: - La doctora aquella dijo que yo debía buscar una meta...

CHARLIE: Eso es para los que quieren algo, nosotros nos exhibimos al fracaso y no por ser unos perdedores, sino porque en la derrota se conoce el hambre y la otra cara de la moneda...

CÉSAR: - A propósito tienen una moneda para llamarla... ? (se dirige hasta el teléfono público)

CHARLIE: ¿Pero que te dijo...?

CÉSAR: - Es una carnívora, cobra más que una puta...

CHARLIE: Es preferible la calle a la terapia...

CÉSAR: - No tengo tiempo voy al sur...

Seis meses después César regresa con una teoría que causará una hecatombe en todos, se trata de las palabras de un Profeta llamado Gonzalo Arango, es una filosofía pesimista que nos conviene en este mar de lágrimas... o nos ahogamos o nos salvamos o ambas.