lunes, 14 de marzo de 2016

Sobre silogismos y otros entuertos dignos de relatarse: Chaos

Por Charlie

Una mujer nunca esta segura.

MELLITA.- Júralo y te sigo...

CHARLIE: En verdad te quiero y deseo que nos acostemos...

MELLITA.- Esta bien me estoy cuidando y tu me gustas...

ZAS!

Las chicas del norte son así, no se inhiben de probar, de experimentar y disfrutar del buen sexo, las del sur son cara de sumisas arrebatadas ¡unas mudas!...

MELLITA.- Sabes que me gusta que me besen el cuello...

CHARLIE: No lo digas así porque mi imaginación vuela y calcula a un centenar de hombres que te habrán hecho lo que yo te acabo de hacer ¡qué envidia!

MELLITA. - Deja de mirarme así que me desarmas, no hay otro hombre que logre esas sensaciones en mí...

CHARLIE: Me estás encendiendo de nuevo, ¿pedimos una habitación para los dos?...

MELLITA. - Nooo... tengo que irme, mi mamá debe estar angustiada...

A la Mellita un tipo le asesto tres puñaladas un día, dicen que fue un crimen pasional, que los celos, que esto y lo otro, también dicen que ella estaba en embarazo y que nada se sabía del autor... 

Yo ni sé en qué pensar, un día tuve en mis manos un arma y pensé en ir a la cárcel a dar cuenta del asesino, me intenté matar yo para ir a buscar a la Mellita pero el arma se encasquillo, ¡soberana suerte!.