lunes, 18 de mayo de 2015

Las mil y una noches despiertos: entrevista

Por Aleyda Escobar

Charlie con su columna "Las mil y una noches despiertos" nos trae a colación una historia llena de drama, suspenso y aventura que pareciera artificial a los ojos del público pero que linda mucho con la sociedad que nos cupo en suerte vivir en Colombia durante la década de los noventas: violencia, tráfico de drogas, corrupción, extradición y  un país abandonado de la mano de Dios, quizá diste mucho del país considerado hace poco como el más feliz del mundo y que digamos que es necesario recordar lo vivido para no caer ni en la desdicha de no aprender algo ni en pecar en repetirlo de nuevo. Hoy uno de los autores de esta serie de relatos da la cara y responde a una serie elementales preguntas.

Aley. - Los relatos son sarcásticos, evocan anonimato y perversión ¿Colinda este tipo de literatura con la realidad de esa época?

Charlie: Mucho, y creo nuestros textos se quedan cortos en invocar los escenarios, por un lado podrías encontrar a un tipo que le paga a chicas menores de edad para que se quiten la ropa y pierdan la virginidad con él, y por otro lado hay una señora que no tiene ropa para abrigar a su hijo recién nacido. Es decir unos tienen y lo desprecian y otros necesitan y solo lo sueñan. Respecto a la crudeza de los textos te quiero decir que no guardan ninguna pretensión sino la de algún día ayudarnos a posicionar en medio del mundo ante la amenaza del olvido y el Alzheimer.

Aley.- ¿Por qué del excesivo machismo en sus textos?

Charlie: Una pregunta muy directa y comprensible. La mayoría de nosotros fuimos educados por una mujer, si bien tuvimos una mamá, una profesora, o una niñera, sin embargo y hablo el caso de niños y niñas cuando tenemos edad vienen a comentarnos el acto sexual y la procreación de la especie y esto nos intimida, por no decir que nos amedranta, y si de niños jugamos con niñas ahora que crecemos los juegos son otros y nos conducen a otra parte. A lo que quiero llegar no es a justificar la discriminación de género usada en los textos, bien yo u otro autor pudo evitar el tema, pero fue necesario decir que nuestra primera vez fue con una Trabajadora Sexual que satisfizo nuestra curiosidad elemental de anatomía sexual antes que nuestras ganas de eyacular. Yo tampoco voy a controvertir el origen del machismo, pero he visto demasiadas señales que apuntan a que el machismo se da en ambos géneros.

Aley. - Una respuesta muy adecuada... Y sé que el inicio de la sexualidad puede para unos ser un verdadero descubrimiento y para otros algo dramático, yo siento que se desilusionaron del amor, ¿es cierto eso que comentan en sus textos: el amor ha muerto?

Charlie: Yo diría que es verdad, así algunos se rasguen las vestiduras y juren que no. El sistema capitalista hizo no solo colapsar a la gran potencia soviética, también se llevó por delante los sentimientos, detonó el dicho que dice que "sin dinero no hay nada"...

Aley.- Pero allá afuera hay chicas y chicos que se están en estos momentos besando y compartiendo sus experiencias y perdonándose y diciéndose que se quieren, entonces ¿el amor si existe?, yo lo aprecio así.

Charlie: Perdóname si te desilusiono pero eso es solo apego. Las mujeres del sistema capitalista desean con frecuencia cada vez más (sin caer en ningún machismo al decirlo), y puede ese apego ser compasivo o la forma de obtener algo del otro, ya no es amor puro, porque en el amor como tal se da sin la espera, se entrega sin desear algo a cambio.

Aley.- Entonces Tu y los otros son comunistas o rebeldes que hostigan una presunta lucha de clases (perdona si te ofendo) ¿Eso los convierte en unos retrógradas? o algo mejor en unos hoscos e insípidos seres acomplejados que se esconden de la realidad o mejor la niegan.

Charlie: Yo soy respetuoso, no quiero causar controversia, somos como somos y esto que escribimos solo es literatura cuyos destinatarios pueden o no compartir nuestras ideas, ahora que por nuestra culpa vayan a desconfiar de sus parejas o acaben sus relaciones afectivas es cuestión de cada cual. Las letras nunca han evitado una guerra ni han hecho desaparecer las calamidades. Tampoco creo que por el hecho de decir que el amor ya no existe más la humanidad vaya a extinguirse, yo sé que el día de mañana nacerá el doble de seres humanos que nacieron hoy. Y si de algo sirve esta literatura es para mostrarnos y no ocultarnos, en cambio si tengo miedo de esos que permanecen callados porque pueden algún día explotar.

Continúa...