viernes, 27 de marzo de 2015

Anti Alcohólic

Por Alexis Mendoza

A estos nadie los sindica de producir o distribuir el licor o el vicio que acaba con nuestra juventud, son los cómplices oscuros del sistema capitalista. Los que te ofrecen la copita colmada del veneno del cerebro, de la imbecilidad, de la estupidez humana. El licor es culpable de la violencia, 100% criminal, sustancia líquida comparada a un veneno letal, que inhibe la razón, que ha sido calificado de lubricante social, pero yo creo que es el atenuante, el líquido de la vergüenza porque hablas y hablas y dices y dices y caminas tambaleante y se te ve mal y al otro día con la consabida resaca y la laguna mental. Que ¿qué hiciste?. Perjudicado el ser humano, en sus fiestas, en sus celebraciones, no sé a ciencia cierta por qué esos curas levantan la copa del pecado, la que te quita la sobriedad, la que te afecta el alma. Bestias los de la industria licorera, aquellos que hacen de la química un delito, los que la distribuyen como veneno de serpiente. César Vélez. 

El César aparece subido en un camión de refrescos ¡miento! es de cerveza, "¿Nos la vamos a tomar toda?" le cuestiono - nada de eso - dice y marchamos con rumbo incierto. El camión es robado, las sirenas resuenan por todo lo hondo y ancho de la ciudad, ojalá así fuese de diligente la autoridad para buscar a un bebé robado. Avanzamos desesperados. ¡Esto es revolución Srs. del monte!

El César suda pero no quiere apagar su calor con esa bebida. Pero dirá usted ¿Qué les pasó a estos dos que no prefieren el licor como los jóvenes normales a su edad?... Les cuento que nuestros mejores amigos murieron por culpa del licor y esta es nuestra venganza... La patria que nos cupo en suerte es una asesina se llama C-o-l-o-m-b-i-n-a, me perdonan si escribí mal (lo hice para ocultar su identidad) ustedes sabrán. El gobierno es una mierda de conspirador, es más fiel una P-u-t-a. A las botellas les ponen dizque "es nocivo para la salud" los muy honorables iconoclastas, deberían poner es peligroso para usted y para los demás (serán egoístas). 

Vamos por la rivera del río y al César tiene la idea de volcar el camión y que la cervecita se la lleven los peces ¡fantástico! Pero no. Las sirenas no dejan de sonar, buscan a un criminal (yo digo que es un salvador), si lo agarran le torturarán, le pondrán cadenas y le extenderán una pena perpetua. 

Yo más bien diría que los chiquillos que no beberán de esa cerveza debieran ensalzar la actitud de este ladrón, pues los salvará de accidentarse, de pegarle a alguien, de meter la pata, de la resaca y de la vergüenza...

Pero qué demonios le pasa al gobierno de esta ciudad, descartan la corrupción, no vigilan al ladrón de millones para ir detrás de un criminal justiciero ¡Pardiez! humanidad necia esta.

Estacionamos el camión, el César tiene la idea (si tuviese tiempo) de reemplazar la cerveza con agua ¡menuda sorpresa! pero en cambio tomamos las botellas que podemos y las reventamos contra una piedra, las volatizamos en honor a los que no están hoy con nosotros, de una vez les digo a los que producen y distribuyen esto "ustedes son cómplices y sus manos están manchadas de sangre" y aunque sus bolsillos se rompan de ganancias tarde o temprano la deuda nuestra les será cobrada: sus hijos serán alcohólicos, sus hijas rameras, sus cuerpos se enfermarán y serán conmovidos por el dolor y pensarán en un trago más. Los excomulgo con mi poder, le irá peor que a mí, que a nosotros.

Los empresarios hacen cuentas "el camión se salvo, la bebida se perdió a la mitad" lo que no saben es que antes de abandonarlo todo, le vertimos nuestra orina en todo: en el camión, en las botellas y sabrán ustedes a qué les sabe esa próxima cerveza.

Jaque Mate!.