lunes, 16 de febrero de 2015

DESDE EL PUTUMAYO CON AMOR

Por MALEV

En el año que pasó se clausuró el Blog de XervanteX y para el acontecimiento lanzamos un concurso de microcuentos que convocó a veinticuatro participantes y fue meritorio para nosotros la participación de escritores de todas las latitudes de Colombia. La decisión sobre el resultado estuvo apretada y yo como jurado del certamen aplaudí el empeño de un chico que vive en el Municipio de Sibundoy en el Departamento del Putumayo en límites con el Amazonas y que logro a través de unas cuantas líneas invocar la magia y la belleza y perpetuar en letras su pensamiento.

Ante la imposibilidad de una entrevista personal, le remití un cuestionario que bien puede darnos idea de la gran calidad humana y cuya formación ha desembocado en elegir la literatura como forma de expresión, es para mi un placer presentar a el Señor Andrés Otaya Ganador del Concurso que organizó la Academia de Arte en asocio con el Sr. Alejandro Hernández administrador del Blog de XervanteX http://xervantex.blogspot.com/

1-. ¿Qué es para ti la literatura: un medio de escape, un arte o una forma de malgastar el tiempo?

La literatura es un arte por medio del cual el escritor da a conocer sus ideas y sus puntos de vista sobre variados aspectos para que los lectores cambien momentos de hastío por horas de maravillosa compañía al tener un libro entre sus manos.

2-. ¿Alguien que escribe padece alguna inconformidad consigo mismo o esa inconformidad es con el mundo o las circunstancias que le han correspondido vivir?

Al escribir se plasma el pensamiento, las vivencias, las ansias, las frustraciones, los anhelos, los momentos alegres y los momentos tristes, entre otros aspectos. Al escribir le decimos al mundo todo lo anterior de acuerdo a nuestra manera de ver las cosas, compartimos nuestro punto de vista particular con aquel lector que algún día se tope con nuestros escritos.

3-. Un Escritor tanto como un Mago guarda secretos de su arte, por eso no todo el mundo hace magia ni todo el mundo escribe, ¿pero piensas que el escritor es un egoísta o al contrario es alguien que le encanta compartir?

Todo lo que alguien escribe algún día va a ser leído. Por eso yo digo que siempre se debe escribir pensando en que alguien va a leer nuestro pensamiento plasmado en algún género literario. Algunas personas escriben para sí mismas, pero la inmensa mayoría escriben para ser leídas. Por ello hay escritores que no publicaron sus libros  mientras vivían, pero la inmensa mayoría si lo hicieron o lo hacen.

4-. ¿A qué crees se deba que pocas personas gustan de la lectura y menos se inclinen por escribir?

Una de las principales razones es la falta de tiempo para ambas actividades, otra es la forma de educar a la población actual, así como también la era tecnológica, la pereza, las redes sociales, que alejan a la gente de la lectura y de la escritura.  Cada día la apatía crece y crece por la lectura, y como era de esperarse quien no lee pues no sabe escribir como debe ser, porque para ser un buen escritor primero hay que ser un buen lector.

5-. ¿Qué crees pasará con el mundo si sigue pensando en un Apocalípsis  sin tomar consciencia ni las medidas necesarias para evitar un colapso global?

El deterioro ambiental al paso que vamos no tiene reversa, cada día el ser humano está acabando con todo lo que le rodea, por ello la única manera de que la humanidad no se extinga será colonizando otros planetas.

 6-. ¿Cuál viene siendo tu fuente de inspiración al escribir: una mujer, la naturaleza, u otra?

Las vivencias del día a día, las mujeres, los niños, los recuerdos, el pasado, el presente, el futuro, la naturaleza, las costumbres, la historia, la religión, el caos en que vivimos, las actividades humanas, la ciencia, el arte, la filosofía, lo que he presenciado, lo que me han contado y lo que he imaginado.

7-. Finalmente, si alguien te ofreciera cumplirte un deseo de estos tres cuál
pedirías: (1) Sabiduría, (2) Inmortalidad y (3) Tesoros en oro.

Pediría sabiduría para pensar, para actuar, para proceder, para tomar las mejores decisiones, para hacer el bien sin mirar a quien, para vivir una vida plena llena de buenas acciones, sin tener que arrepentirme de nada al llevar una existencia guiada por un comportamiento sabio de acuerdo a las diferentes circunstancias que se me presenten en la vida.