jueves, 4 de diciembre de 2014

Crónicas Amarillístas 2: Hacker Dark

Por Luis Felipe "Comité Experimental CoEx"

El lenguaje de mi mundo se debate entre el cero y el uno, no existe más. Bueno sería si uno naciera escogido para hacer algo por el mundo, pero la tarea es buscar qué hacer mientras llega el momento.
La información puede facilitarte todo al igual que el dinero.
Puedes mediante la información conseguirte una novia o un millón de pesos, el todo es saber en dónde buscar.
En la basura por ejemplo, la gente compra cosas que no necesita, tiene gustos exquisitos producto de la publicidad engañosa y se atreve a competir con el vecino, va a la misa a reunir información, y está por lo general atenta a cuánta limosna da el de a lado.
Las mujeres son frágiles en este sentido, obvian protocolos de seguridad tan básicos como el de no hablar tanto, pero son perfectas para mentir, envidio en extremo su frialdad para fingir.
Si tengo una computadora y una conexión a una red global moveré al mundo, me infiltraré, haré colapsar la lógica y no vengan a insistir que en su lógica uno y uno son dos, eso no sirve, lo que sirve es saber que hay infinitas posibilidades de respuesta.
Eres un número en medio de un caos, un sistema de atavismos morales y que al final te borran como persona, entras a estudiar y eres el número de un carnet, te enfermas y eres un número de habitación en un hospital, te toman preso y te numeran, coges un trabajo y tienes un número de teléfono, te pagan un salario que es un número más, eso vales.