jueves, 6 de noviembre de 2014

La sociedad me inculcó la soledad

Por Alexis M.

Mamá tenía todo tipo de amistades,  y era común en la casa encontrarse con personas que venían e iban en un danzar continuo de la cocina a la sala o al baño, yo no entendía el por qué de tanto trajín, y no tardaba en aparecer alguien con el plan de hacer del sembrar una planta en el jardín todo una cita con protocolo incluido, sin embargo caía la noche y todo se iba calmando y mamá se jactaba de cuantos amigos nuevos había hecho ese día, y esperaba solo el nuevo día para contar que tenía una vecina millonaria u otra que sabía hacer postres u otra más que decoraba. Pero a pesar de que a mamá le gustaba socializar, ir a eventos y fiestas mis hermanas y yo la notábamos muy sola, y tal vacío no lo podíamos llenar nosotros sus hijos, ni tampoco un esposo, ese espacio entre alma y cuerpo lo teníamos todos en esa casa y lo supe cuando me escape de casa por una semana y volví y mi mamá como si nada me recibió con la certidumbre de que siempre estuve por allí en medio de la gente que a diario circulaba por la casa. Dicen que hay ricos que solo tienen dinero, y yo digo que hay personas muy solas que solo tienen amigos.