jueves, 30 de octubre de 2014

UN PIROPO ININTELIGIBLE

Por Alexis M.

Un día a Dios se le ocurrió la maravillosa idea de ver lo que yo hacía en la tierra, yo sin embargo andaba por la calle pistiando peladas (chicas) y a las bonitas y mirándolas de arriba a abajo les decía el mismo piropo "oye nena, me lo guardas", y Dios como de cumplidos y piropos no sabe mucho se lleno de curiosidad sobre qué quería decir yo con ese piropo, sería que me refería a el cuerpo, al sexo o a otra cosa... Por más qué lo pensó Dios no llego a conclusión alguna y se preparó para preguntarme, y como es sabio se transformo en una bella chica y se me apareció una esquina esperando mi piropo, sin embargo yo no le dije nada, pues quedé mudo ante la presencia de tanta belleza, así que a Dios le toco bajarle a la belleza de la mujer que representaba y volvió a cruzarse en mi camino y entonces si surtió mi piropo "me lo guardas" y la chica que me alcanza y pregunta muy seria "¿qué te guardo?" y yo con el rostro todo encendido por la vergüenza y como era Dios al que tenía allí al frente y sabia leer mis pensamientos sabía que yo iba a salir corriendo, desde entonces siempre una chica linda me persigue buscando le responda el significado de un piropo que ni yo mismo sé lo qué significa.

Uno elementalmente tiene un corazón, un hígado y un pulmón y nunca es consciente de que el ritmo de todo ello...su vibración...es lo que hace posible la vida...yo creo que más allá de todo hay un paraíso en el que no sirve tener intestinos sino ideas y experiencias, no sé si al fin de cuentas será Dios el que pedirá cuentas; al fin y al cabo uno no es un contador sino uno es un pervertido que a todas las peladas les dice "adiós mami me lo guarda" (y les mira el trasero o el seno o coseno).