jueves, 16 de octubre de 2014

TOMA AIRE, LUEGO ESCUPE

Por César V.

Soy un ser antisocial, me gusta el desorden y culpar a los demás.

El mundo es perverso pero yo me las ingenio para pasar por un intelectual, aunque soy en realidad un ignorante, por eso me agradan los libros debajo del brazo.

Alguien me trajo al mundo a no saber qué más hacer.

Y no culpo a la estupidez de la mujer que se deja hacer un hijo, no; el mundo necesita gente, el comercio necesita gente, sino quién les va a comprar y a justificar su existencia.

Soy un ser experimental que en cualquier momento tomará iniciativa.

Estoy embrujado, perdido, extraviado, sinónimo...sinónimo... etc.

Al mundo le devuelvo la misma dosis de incertidumbre que me otorga.

Ando armado contra mi mismo.

Soy cada vez menos humano.

Pienso luego escribo, luego nadie, oígase, nadie me lee.

Pero si engaño, si mato, si golpeo allí si me ponen cuidado, qué miseria.

Creo que solo vine al mundo a tener un hijo que no me secunde y tenga una mejor oportunidad, o quizá no, quizá le vaya peor que a mí.

Y cuando te guste o no alguien no eyacules, solo toma aire y luego escupe.

Amén.