sábado, 25 de octubre de 2014

La satisfacción final es descansar en paz

Por Alexis M.

Uno se viene muriendo y ve como los demás van también envejeciendo y no puede decir lo que a tientas se ve pasar en tiempo y en espacio, queda sabiduría amontonada, experiencia...

Quizá en otro mundo nos sea valioso haber vivido.

Pero hay que ponerse eso si serios con este sistema humano que crea dependencia, que consume y extorsiona con su implacable publicidad...

Es un imperio que utiliza el miedo como arma, que envenena el agua de los pobres y en ningún momento le importa la caridad ni la piedad...

Este sistema provoca en uno la muerte prematura, primero de las ideas, luego del cuerpo, pero yo creo, importa luego de morirse tener el alma preparada, hay que leer mucho, pensar mucho y sobre todo, aprender a meditar, allá el cuerpo ya no importa, ni el cerebro, ni el sexo...

Por eso hay que aventurarse a vivir hasta donde sea posible y tener presente que las necesidades del cuerpo y el alma son distintas y que hay que saber alimentar ambas...