martes, 28 de octubre de 2014

En el amor hay un depredador y una presa

Por Alexis M.

Aún te recuerdo en cada orgasmo.

Yo creí en ti, pero me fallaste, por no leer, por ir por allí sin la sabiduría suficiente para escoger lo que era ideal y lo que no.

El amor se está diversificando, hay muchas maneras de querer: de lejos, de cerca y de demasiado cerca.

Obvio que uno aprende a amar, lo que pasa es que existen tantos modos.

Las mujeres suelen soñar en ser princesas, los hombres en ser monstruos.

Yo digo que hay mujeres brutas porque en la naturaleza el vivo vive del bobo, o baba en este caso, yo estoy vivo porque una mujer decidió no tomar la píldora y otra decidió que yo era lindo y buena gente... 

No tengo otro reclamo sino decir que uno como humano tiene la posibilidad de reproducirlo todo: la muerte o el caos.

Hay que prepararse para el fin.