viernes, 24 de octubre de 2014

De dónde proviene el éxito y la riqueza

Por César V.


Nacimos ciegos... y cuando despertamos la sociedad nos corrompe.

Nos enseñan a leer y a escribir para que les compremos lo que ellos producen.

Nos provocan la sed y el fanatismo por figurar dentro de un grupo social, así que a cada rato te andan preguntando que a qué equipo de fútbol le vas y a qué partido político y te arriman la cerveza, el champú, el desodorante.

Te hacen un objeto y no un sujeto, te provocan las necesidades, te sindican de anti-social si no los sigues.

Nosotros nos educamos en la calle y allí aprendimos el juego del poder y el liderazgo, para tener algo hay que robar o trabajar, robar te toma un rato, trabajar una quincena ¿cuál es el trato?...

Nos enseño la calle a odiar a los que tenían y a honrar al sabio que había sobrevivido en medio de la selva de cemento... Pero la calle te hace un mezquino, un traidor, un solitario lobo encapuchado y mal hablado.

Pero un día reflexionas y comienzas en realidad a vivir y es porque viste que la muerte puede suceder en cualquier momento y la impaciencia te consume.

Tuvimos que asesinar en nosotros el ego para comenzar a pensar en los demás, y al servicio de otros es como se pretende tener por lo menos cada día una nueva misión.

Nada nos ha regalado la vida, por todo hay que pagar al final.