sábado, 18 de octubre de 2014

COMUNA CERO (SEGUNDA PARTE)

Por César V.

El radio comenzó a listar los muertos del día anterior, el hoy no importaba. El que estaba muerto a esas hora se reservaba para las noticias de mañana.

MAGUITO: Si dicen que el Calavera se dio la gran vida, contrato a las ninfas del mejor burdel y pago el licor de todos en el bar, se levanto una novia cuca y se encaramó a una moto...

TIBÚ: En esa misma moto iba y con la chica cuando aceleró y se fue al barranco con todo y de allá los que bajaron sacaban hilachas nada más, es el primero que muere este mes de muerte natural...

MAGUITO: Natural? que va!, si fue un accidente...

TIBÚ: O no es natural morirse de un golpazo o qué...

La gata ronronea y se encarama al muro persiguiendo a una rata, la pobreza es un crimen, hay gente que no ve bocado hace una semana, de repente todos son consciente de que no es un sueño, va subiendo por la trocha un camioncito repleto de cosas de comer... unos corren a ver otros no lo terminan de creer, los más aguerridos desenfundan sus escuadras y apuntan al conductor...

MAGUITO: Por eso no hay que juzgar...

TIBÚ: Y quién va a pensar que el Calavera había comprado la remesa para el barrio... bendita sea su alma allá en dónde esté... (se santigua)

Ese día no hubieron robos en la comuna ni un solo muerto, al de la emisora le toco inventarse el cuento de que un man robo un Banco y se fue de farra y visitó bien y se comió a cuanta hembra estuviese desprogramada y que luego de todo pensó en su cuadra y le mandó un camión lleno de comida, allá en la ciudad nadie le creyó el cuento y siguieron buscando a un mancito que dizque le decían el esqueleto..