sábado, 30 de agosto de 2014

La evidente nada que nos secunda

Por MALEV

"El fracasado puede tener éxito, y el exitoso puede fracasar"

...- " Mamá, mamá, si todos nos tenemos que morir quién cuidará al mundo"...dice Javi, mi niño de siete años. Y quizá esa duda sea producto de mi intento por explicarle lo de la inevitable muerte que para mi viene siendo más difícil que explicarle de dónde es que vienen los bebés... Llega sin embargo mi amigo Alejandro y le dice a Javi que al mundo no es necesario que lo estén cuidando porque es muy viejo y sabio, así como morirse tampoco es que sea malo porque hay que dar oportunidad a otros... Y es nuestra la esperanza tener algo o alguien por lo que luchar, ya que la vida se da en esa medida.

Si bien vamos entre decepciones y logros bien se puede decir que avanzamos. La juventud me desconcierta, así como en el Facebook ver gente con una ortografía terrible o hacer eco de las desgracias ajenas o burlarse de los vicios de otros, puedo pronosticar una generación del ocio y del oportunismo, de la mala alimentación y del surgimiento de un estilo nadaísta sin filosofía solo con degeneración... 

No es otro mi afán sino el de heredar a mis hijos el conocimiento para que no sean víctimas de ese sistema, que no sean empleados, que no les toque lo que a mi me toco... Bien una mamá se conforta con la posibilidad de brindarle todo gusto a sus hijos sobre lo material también es indispensable ofrecerles una educación que les permita afrontar luego los desafíos que el mundo tiene para ellos... 

Como una nota aparte convidar desde ya a los excelsos Profetas a alistar sus textos para el mes de septiembre cuando se estarán conmemorando los treinta y ocho años de la muerte del Profeta Nadaísta Gonzalo Arango, brindo este espacio virtual para sus escritos.