martes, 10 de junio de 2014

La bomba demográfica

Por Charlie





Todos se pueden reproducir, esta permitido, es legal, pero para el mundo parece ser contraproducente, ¿por qué? dirá usted, simple, no hay agua, no hay alimento y lo más preocupante: no hay espacio. Pocas son las personas convencidas con estas razones, lo sé. La iglesia y su séquito aporta un gran número de célibes y dignos individuos que no se reproducen, pero muchos de ellos pelean por este derecho, y así que así protestan por el uso de los métodos de anti-concepción, incluido el globito (condón) empresa que es de propiedad de su Santidad. 

La conciencia a los humanos nos sirve de adorno, cuando hay calentura ni el agua bendita fría es una solución (y eso que la iglesia pretendía curar a los homosexuales con cargas eléctricas), el instinto apremia en cualquier animal y entonces queda que el mundo soporte la carga. 

Sé que las hordas feministas me atacarán por esto pero acuso a las mujeres de "no cuidarse" y de librar una batalla a muerte con sus modas, sus leggins, sus ropas ajustadas y descubiertas, con sus benditas formas de capturar al hombre que como "el marrano" que es el que cae. Bueno, y acuso al mismo hombre de dejarse incitar y embriagar, no solo de pan vive el hombre y en la medida de lo posible hay que procurar que a nuestras hijas e hijos no les importe mayor cosa el mundo y traigan a sus hijos e hijas a un mundo sin espacio.