miércoles, 26 de febrero de 2014

Encuentro con los Existencialistas

Por MALEV

Yo quise una casa, un auto y una beca, hijos y el esposo perfecto, nada de eso ocurrió. Dicen que nunca se logra lo que se quiere, pero que si se persiste se logra lo que se necesita. Me han atacado someramente por convivir con Profetas existencialistas que parecen estar más del otro lado que de esté. Yo, chica amoblada al sistema, de cuna familiar y estrato medio bajo, debo en honor a mis ancestros, hacer algo con mi vida, me desvié del camino cuando conocí a XervanteX y su tropa de idealistas, y no le culpo a él, sino a esa manía mía de llevarle la contraria a todo mundo, por ejemplo a mis amigas que son felices diagnosticando sus relaciones y "comiendo prójimo", sus caras se tornaron agrias en cuando les salí con la filosofía de Shopenhauer y su relación plena con el mundo, hicieron unas expresiones entre aburridas y de asco, me dijeron en su lenguaje coloquial "gomelo": - ubícate - mientras yo navegaba por sendas filosofales tan hermosas y plenas que no necesitaba ninguna droga, ni someterme a dieta alguna, ni tener al amor de mi vida cerca, ni nada, la filosofía me ha brindado los orgasmos que necesito y supera la caricia falsa de cualquier galán.