martes, 3 de diciembre de 2013

Eso de la inseguridad

Por MALEV

Estoy en una entidad financiera, el calor agobia, ningún ventilador logra su cometido, más bien el viento juega con las faldas que las desinhibidas mujeres portan, en las últimas noticias se han ventilado casos de robos, violaciones y un sin fin de tragedias, pienso que debe ser para advertir a la gente los riesgos de retirar y andar a traer dinero. Creo en eso piensan todos dentro de esa entidad, pero para el caso de las mujeres de repente su pensamiento cambia al constatarse el porte de la fémina que acaba de entrar, porta unos leggins ajustados que estilizan unas caderas perfectas, además lleva un top que deja entrever un esculpido abdomen plano, tampoco el busto es que deje mucho a la imaginación, pero todo el conjunto acompañado de un rostro casi angelical, y digo "casi" por dejar el resto a la envidia. Dicen que una mujer se viste para otra mujer, y constato que cuando una como mujer se encuentra con que otra mujer se ha vestido igual o porta una prenda similar quiere que la tierra se abra y se la trague. Pero en cuanto se esta en presencia de una mujer que porta con decencia las prendas que una desearía portar, entonces de verdad se cae en eso de la inseguridad, y digo esto porque en ese instante la damisela se roba la atención y una queda como el maniquí del fondo que nadie ve.